El Gobierno sólo ha desembolsado un 9% de los fondos europeos en la primera mitad del año

Hasta junio sólo se han hecho pagos por 2.600 millones de euros de los 28.000 presupuestados para 2022 Leer

El Gobierno sólo ha desembolsado un 9% de los fondos europeos en la primera mitad del año

Hasta junio sólo se han hecho pagos por 2.600 millones de euros de los 28.000 presupuestados para 2022 Leer

El Gobierno saca pecho de que España lidera el despliegue del Plan de Recuperación en Europa, a pesar de que en la primera mitad del año tan sólo ha hecho pagos con cargo a los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia por 2.620,3 millones de euros, un 9,2% de lo presupuestado para todo el año, según los datos de ejecución presupuestaria publicados este martes por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE)

De ese volumen de pagos, un 65%, unos 1.700 millones de euros han sido pagos a las Comunidades Autónomas para que éstas publiquen sus convocatorias o licitaciones, cuyo ritmo de ejecución se desconoce al no hacerse público. Esto supone que, en la práctica, el dinero que ha llegado verdaderamente a potenciales beneficiarios -empresas privadas u organismos públicos- es de solo 920 millones de euros.

Hasta la fecha, España ha recibido de la Comisión Europa un total de 31.000 millones de euros. Fue el pasado viernes, 29 de julio, cuando la Comisión Europea ejecutó el segundo desembolso para el país, de 12.000 millones de euros, que se sumaron a los 19.000 millones que ya se habían recibido en 2021 -9.000 como anticipo en julio del año pasado y 10.000 como primer desembolso en diciembre-.

«Es una muy buena noticia que reafirma el liderazgo de España en el despliegue del Plan de Recuperación en Europa», destacó entonces la vicepresidenta primera, Nadia Calviño. «España vuelve a demostrar que es un país que cumple sus compromisos (…) Este Gobierno ha logrado poner en marcha el mayor proyecto de modernización de España y no cesaremos en nuestro objetivo de construir un país más justo socialmente, más digital, más productivo y más verde», dijo por su parte la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Sin embargo, los datos demuestran que entre enero y junio de 2022 no se ha ejecutado ni una décima parte de lo previsto, las empresas lamentan no poder acceder a estos fondos y los expertos avisan de su escaso impacto en el crecimiento económico del país.

El crédito inicial para este año, recogido en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ascendía a 26.900,2 millones de euros, una partida que posteriormente fue modificada hasta dejar un presupuesto definitivo de 28.273,16 millones de euros. De ellos, en el primer semestre del año, el Ejecutivo ha autorizado gastos por valor de 14.574,4 millones (un 51,5% del total), lo que supone que se ha dado permiso a distintos organismos de la Administración para hacer uso de ese dinero.

Sin embargo, el volumen de gasto comprometido -gastos asignados a proyectos concretos, es decir, dinero cuyo objetivo ya está decidido- ha sido de 9.066,68 millones de euros (el 32%), mientras que las obligaciones reconocidas netas suponen 4.754,59 millones (16,8%). Aunque todas estas partidas ya están en tramitación, el Estado sólo ha realizado pagos por 2.630,34 millones de euros.

Entre los proyectos que ya han recibido pagos destaca por su cuantía el Plan de Sostenibilidad Turística en Destinos, que ha percibido 615 millones de euros. Además, 760,8 millones se han destinado a la adquisición de productos farmacéuticos y material sanitario; 106 millones han ido al Plan de apoyos y cuidados de larga duración; 67 millones para fomentar el crecimiento inclusivo y el Ingreso Mínimo Vital; 51 millones han ido a comunidades autónomas para dinamizar la cultura en el territorio; 56 millones para modernizar y digitalizar la Administración General del Estado e invertir en I+D+i; y 16,49 millones para el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música.

Proyectos, en definitiva, que no repercuten al tejido empresarial, algo que preocupa a los empresarios. «La velocidad de recepción de fondos por parte de España debe acompasarse con su llegada a las empresas, a la economía real. Percibimos un acelerón en la publicación de licitaciones y convocatorias, pero todavía tenemos margen para incrementar dicho ritmo», señalaba la CEOE la semana pasada en su último informe sobre la ejecución de los fondos.

Han detectado que los principales problemas que agravan el cuello de botella son que hay demasiadas convocatorias con presupuestos muy bajos; muchas empresas -sobre todo pymes- y autónomos tienen dificultad para cumplir los plazos de algunas convocatorias; falta agilidad administrativa y, por último, hay muchas licitaciones en contratos públicos que quedan desiertas como consecuencia de la inflación, lo que impide que los fondos se canalicen al tejido productivo. La AIReF considera que esto está sucediendo en el 10% de los casos.

«Hemos visto un incremento del ritmo de publicación de licitaciones y contratos, pero la velocidad de crucero a la que aspiraba el Gobierno no la estamos viendo lamentablemente, estamos más bien terminando de despegar», apunta Luis Socías, responsable de la Oficina de Fondos Europeos de CEOE, en conversación con EL MUNDO. Lamenta que la «atomización» de las convocatorias es uno de los principales problemas, ya que «obliga a las empresas a trocear sus proyectos en partes, interpretar distintas bases reguladoras y hacer diferentes memorias técnicas, lo que complica mucho la presentación».

Sólo si los fondos europeos llegan a la economía real tendrán una repercusión en el crecimiento económico. Aunque el Gobierno esperaba que en 2021 su impacto en el avance del Producto Interior Bruto (PIB) fuera del 2%, lo cierto es que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) acabó reconociendo que su efecto acabó siendo «casi nulo». Para 2022 se esperaba una contribución de 1,6 puntos, pero dado el ritmo de ejecución esta podría resultar mucho menor.

Los 2.600 millones que se han desembolsado en la primera mitad de este año se suman a los 11.000 millones en pagos realizados en 2021, con lo que en total el volumen de fondos del Plan de Recuperación que ha salido de las cuentas públicas asciende a 13.600 millones de los 31.000 percibidos hasta la fecha.

En 2021, el Gobierno había presupuestado créditos totales por valor de 24.198 millones de euros, de los que se autorizaron 22.128 millones. El gasto comprometido fue de 20.977 millones, y las obligaciones reconocidas, de 20.044 millones.

Deja una respuesta